El uso de drones para los trabajos topográficos reduce en un 50% el tiempo y en un 75% los costos.

Estamos en un momento en el que el uso de la tecnología de gran calidad puede convertirse en un aliado fundamental a la hora de sobresalir en el mercado de diferentes industrias. En el sector de la construcción, por ejemplo, el uso de drones de tecnología avanzada significan una simplificación en los procesos para llevar a cabo proyectos eminentes. 

La tecnología avanzada en los sistemas de posicionamiento y georeferencia de los equipos DJI, en conjunto con las cámaras de alta definición y la amplitud en la perspectiva aérea captada, permite a las constructoras tomar decisiones partiendo de más información. Desde reportes de avance de obras, hasta levantamientos topográficos de terreno, los drones ayudan a recopilar información útil de una manera mucho más eficiente que los métodos tradicionales.

Según un reporte de la revista científica  Journal of Unmanned Vehicle Systems (Revista de Sistemas vehiculares no tripulados), el uso de drones para la toma de medidas y niveles de un terreno, permite una reducción del tiempo de trabajo del 50% con respecto a los métodos tradicionales de topografía. Además, representa una reducción en los costos de levantamiento del 75%.

El uso de drones a escala empresarial en la construcción permite la inspección de infraestructura y de los levantamientos topográficos, cobrando así relevancia en el sector. De hecho, la Aeronáutica Civil ha dispuesto de regulación y registro para operarlos legalmente. Esta tecnología, ha ayudado en la producción de imágenes aéreas para el seguimiento de obras, la geolocalización de obstáculos como árboles, puentes o instalaciones delicadas y hasta el mapeo de autopistas.

Constructora Conconcreto, desde su unidad de negocio IDD: Ingeniería y Diseño Digital, con experiencia y reconocimiento en diseño Arquitectónico, Estructural y Redes todo a través de metodología BIM, ha sido pionera en la integración de drones para el desarrollo en proyectos de construcción de edificaciones, infraestructura y minería a cielo abierto, por medio de imágenes, videos y modelos 3D, utilizando imágenes aéreas. Actualmente, cuenta con 4 pilotos y 4 drones, entre ellos 2 Mavic 2 pro, 1 Phantom 4 pro y 1 Phantom 3 pro.

La compañía colombiana integró el programa de drones desde principios del 2016, como iniciativa de innovación buscando dar soluciones a problemas que se presentaban en las obras. Desde entonces, el seguimiento en los proyectos con drones, durante la fase de ejecución, es uno de los mayores factores de éxito al permitir una realización más rigurosa de dicha actividad, con desplazamientos más reducidos y logrando así un ahorro de tiempo y dinero. 

Uno de los proyectos realizado por la Constructora, es el Parque industrial Lógika vía 40, de 63 hectáreas, que contempló dentro de su desarrollo: plan maestro, urbanismo, zonas comunes, estación de servicios y el diseño de 9 tipologías de bodegas. Para su ejecución, se hicieron capturas iniciales del sitio a través de drones para que el departamento de Ingeniería y Diseño Digital de Conconcreto (IDD), pudiera vincular esta información a los modelos BIM de Arquitectura, Estructuras y Redes para el desarrollo del proyecto localizado en Barranquilla. 

“Los drones han sido un apoyo a la comercialización de activos en el sector inmobiliario, complementando recorridos virtuales con tomas aéreas y convirtiéndose en una herramienta para los inversionistas y desarrolladores”, asegura Mario Andrés Ramírez, Profesional Innovación de la constructora..

Finalmente, Ramírez recomienda que “el momento de adoptar este tipo de tecnologías es ahora, y entre más nos demoremos en poner en marcha este tipo de soluciones, más estamos dejando pasar grandes oportunidades de crecimiento para nuestras compañías. El aporte al sector de la construcción y digitalización del mismo son promesas de éxito y evolución que se transfieren directamente al país y la sociedad.”