Escribir sobre Capitan Tsubasa o Super campeones en Latinoamérica, me trae sentimientos llenos de nostalgia, es volver a mi infancia y recordar todas aquellas tardes frente a un pequeño televisor y también es tratar de acordarme de cómo se jugaba la versión de Nintendo de este juego que me obligo a memorizar los patrones de las palabras dado que el juego era en japones.

Al pasar los años, puedo decir que, aunque era una magnifica serie y conjunto de videojuegos, el tiempo no ha sido muy benevolente con la franquicia y al estar sobre mis treinta años ya no tiene el mismo sabor dulce que me dejaba ver a Oliver recorrer un campo en un tiempo estimado de 25 minutos.

Ver a Oliver a todo color en nuestra época y con tan lujo de detalle hace que se muevan esas fibras en tu corazón.

Esta vez, Bandai Namco, a desarrollo la nueva entrega de la franquicia (no contábamos desde el 2010, con un título de Captain Tsubasa), de la mano de Tamsoft. Con el título ya en las estanterías y después sumergirnos en sus diferentes alternativas de juegos les puedo decir que es un título repleto de nostalgia y que hará vibrar a los fans recreando como nunca las jugadas y movimientos que caracterizaron a esta particular serie. En el apartado interactivo, Así pues, nos encontramos con un juego que, a pesar de ser descrito como fútbol arcade, tiene más de ARPG que de deporte y tiene aspectos claros a mejorar. 

Lo primero que vale señalar es que, este no es un juego de deportes en el sentido estricto de la palabra, por lo que no esperemos ver jugadas de laboratorio e impresionantes muestras de habilidad como las que podemos experimentar en títulos como FIFA. En realidad, el titulo no respeta la mayoría de las reglas del fútbol y parecerá más una muestra de lucha libre, señalando para nosotros lo más particular y no tan atractivo, las faltas no existen por lo que habrá momentos en que 6 o hasta 8 jugadores estarán tendidos en el piso.

Las animaciones tipo anime son de muy alta calidad y te vas a emocionar al ver a nuestros personajes a todo color con un gran lavado de cara.

El partido se desarrolla en tiempo real, por lo que encontramos la principal diferencia con sus predecesores de 8 y 16 bits, podremos realizar pases, centros, disparos al arco, rematar balones aéreos, correr, barrernos, taclear y obvio hacer esas dribladas tan características de la serie.

En contra parte, la barra de energía cambia por una barra de espíritu que cumple casi la misma función y se encarga de limitar lo que podemos hacer. Esta barra se recarga con el tiempo, pero nos conviene gestionarla para poder esa tan ansiada jugada o tirar al arco cuando lo necesitemos.

Los eventos especiales se desarrollan de manera aleatoria o machacando los botones, pero te puedo asegurar que son un espectáculo para la vista.

Si el personaje que controlamos cuenta con un disparo especial, tendremos que mantener pulsado el botón de disparo hasta llenar un medidor y podremos disfrutar de una espectacular animación, Momento en el cual el portero actúa. Que logremos marcar depende de muchos factores, como la distancia, las estadísticas del jugador y del guardameta, la energía, que la defensa cuente con una parada especial. Aunque la estrategia básica para marcar es reventar a tiros al portero hasta conseguir que el balón entre por puro desgaste.

Como olvidar los inigualables chutes de Oliver.

Este es uno de los puntos flojos del título, la profundidad y diferentes alternativas jugables se ven muy limitadas por un sistema de juego que apuesta por la espectacularidad. Sin embargo, una vez hayamos avanzado de manera considerable en el Modo Historia desbloqueamos mecánicas que, aportan algo de frescura y amplían la propuesta del título como los tiros combinados entre dos personajes (por ejemplo, el tan icónico disparo entre Oliver y Tom), espectaculares pases que apenas dan opciones al contrario para interceptarlos y los movimientos más potentes y devastadores de todo el juego y los más difíciles de realizar llamados supertiros, que ni el mismo Benji podrá parar.

En el apartado gráfico, el juego destaca por sus cuidadas animaciones para los momentos de mayor espectacularidad como los super tiros y chilenas, pero en general los diálogos se limitan a mostrar al personaje en una pantalla de dialogo. El título incluye una serie de videos anime de la más alta calidad que resume gran parte de la historia de Oliver. En el apartado sonoro el juego no sobresale en general, aunque cuenta con algunos temas bastante buenos, aunque se extraña que un título donde se apuesta tanto por el fan service no esté doblado al español latino.

Capitan Tsubasa: Rise of New Champions es un juego sencillo y con limitaciones que se queda corto para los que busquen un título de fútbol, pero a su vez recrea los partidos de la serie con toda la espectacularidad que caracteriza a la serie.  Ahora bien, existen algunos defectos serios que limitan a nivel mecánico el desempeño del título y que afectan las sensaciones que transmite, resaltando la IA aliada. Tiene graves problemas de posicionamiento, marcajes, dejando a los rivales completamente solos, sin ir a buscar balones y en los casos más extremos se quedan dando vueltas en el mismo lugar. Como es de esperarse con problemas de inteligencia artificial, muchas de mis frustraciones resultaron de situaciones absurdas que estropean el momento en el que encuentras en la zona de anotación. De igual modo, las colisiones son un poco extrañas, las físicas son inexistentes y los cambios personajes cuando estamos defendiendo suelen generar una autentica confusión.

Las atajadas son espectaculares y están llenas de dramatismo, lástima que no podamos jugar como un guardameta.

Admito que, como fan, disfrute de los partidos y me ha hecho sacar una sonrisa al manejar a nuestros personajes favoritos y ver escenas icónicas que me hicieron soñar cuando era niño.

Ver crecer a tu equipo y a tu personaje genera una gran satisfacción.

El título no tiene un modo historia muy largo, ya que funciona como un party jugo para compartir con los amigos, el modo online funciona como debe ser, pero no se espera un ambiente competitivo como en otros juegos de deportes, pero si os gusta la serie y tenéis claro qué es lo que os vais a encontrar, creemos que os lo vais a pasar tan bien como nosotros, ya que desprende mucha energía y cariño por la serie, algo que se ve rápidamente en multitud de detalles, como las propias habilidades pasivas de los jugadores y lo bien adaptados que están sus estilos de juego.

En conclusión, Captain Tsubasa: Rise of New Champions es un juego que se apalanca en el amor por franquicia y se enfoca en dar gusto a los fans de este legendario manga. No es un título sobresaliente para los amantes del deporte, más bien, es una buena recreación de los espectaculares y exagerados partidos del joven Oliver, algo que para mi gusto es bastante bueno, más cuando al probar títulos anteriores tanto la dinámica como el idioma no eran tan divertidos. Si buscar vivir la historia de este personaje y forjar tu propia historia como ídolo futbolero, te encontrarás con un que se queda corto en lo jugable, pero que sabe entretener, te arrancara más de una sonrisa y sabe plasmar como nunca se había hecho el espectáculo de una obra anime que marco a más de uno de mi generación.

Nuestra Valoración:

Gráficos
Audio
Jugabilidad
Duración
Multijugador
Promedio