Lo más común es que cuando pensamos en la figura del gamer, nos imaginemos a un hombre o mujer entre los 15 y 30 años; muy pocas veces, por decir que nunca, llegaría a nuestra mente la imagen de una madre asumiendo este rol. Ellas, que combinan su amor por los videojuegos con la maternidad, enfrentan varios retos en su camino. Sin embargo, es importante recordar que los espacios de esparcimiento son fundamentales para su bienestar.

Un estudio realizado por Digital Turbine y difundido por Adsmovil muestra que, en Colombia, para el 2022, el número de mujeres gamer era del 51%. De ellas, el 28% tenía entre 25 y 34 años, y el 23% entre 35 y 44 años, lo que demuestra el creciente número de poder femenino en este sector.

Mamás jugadoras van desde aquellas que solo lo hacen en su celular una vez por semana, hasta quienes tienen su PC gamer y dedican un espacio a sumergirse en nuevos universos. Entendiendo estas dinámicas, Lady Cardozo, gerente del Segmento de Consumo para Colombia de AMD, presenta los 10 mandamientos que toda madre gamer debe seguir para crecer en esta industria:

  1. Establecer rutinas 

La labor de una madre toma mucho tiempo. Si lo que se busca es tener un balance entre las tareas profesionales, compromisos como mamá y las aficiones, es necesario contar con un horario para cada actividad y así poder ejecutar todo. Manejar estos hábitos les permite ser más eficientes con todas sus responsabilidades, compartir tiempo con los hijos y jugar.

  1. Elegir las herramientas perfectas

Como cualquier gamer, una madre necesitará un equipo que se adapte a su estilo de juego. Es esencial contar con dispositivos que proporcionen agilidad, calidad y eficacia para garantizar sesiones de juego inolvidables. 

Por esto AMD presenta diferentes opciones como: HP Victus, Lenovo IdeaPad Gaming, Asus ROG Zephyrus o Asus ROG Strix y Acer Nitro. Todos cuentan con las tecnología de AMD, lo que permitirá que el rendimiento, la velocidad y la resistencia se encuentren para ofrecer la mejor experiencia al jugar.

  1. Ampliar el panorama

Las madres jugadoras suelen ser consumidoras ávidas de información. Según el estudio de GlobalWebIndex, el 57% de ellas prefiere invertir en servicios de suscripción de streaming, mientras que el 76% utiliza las redes sociales para estar informadas sobre el mundo de los videojuegos y recibir consejos de otros jugadores. Mantenerse actualizada sobre las tendencias en este ámbito es importante para conocer nuevos juegos, inspirarse, ser cada vez mejor jugadora y pasar tiempo de calidad.

  1. Establecer horarios para jugar 

Dado que las madres tienen un tiempo limitado para compartir con sus hijos, es esencial tener control de los tiempos. El estudio Mobile Gaming Mothers indica que el 28% de ellas juega varias veces al día durante cortos periodos en su smartphone, mientras que el 22% dedica entre 30 y 60 minutos seguidos a esta actividad. Según la psicóloga Jean Twenge, de la Universidad Estatal de San Diego, lo ideal es jugar de media a una hora al día.

  1. Buscar juegos que se puedan compartir 

Mantenerse al tanto de las tendencias en el mundo gamer permitirá a las madres conocer diferentes juegos adecuados para la edad de sus hijos, las plataformas que están de moda y los equipos que se utilizan. Los videojuegos no sólo pueden ser una fuente de entretenimiento, sino también de aprendizaje, trabajo en equipo, creatividad e imaginación. Además, un estudio reciente de la Universidad de Carolina del Norte ha demostrado que también tienen propiedades terapéuticas y relajantes.

  1. Optimizar el espacio de juego

La comodidad es fundamental para disfrutar plenamente de la experiencia de juego. Es importante tener las herramientas necesarias para crear un espacio de desconexión y relajación, como una silla cómoda que permita sentarse de manera adecuada y una buena iluminación. Un estudio de la Universidad Estatal de Ohio ha demostrado que mantener una postura corporal correcta aumenta la confianza en uno mismo y mejora la concentración en el juego.

  1. Crear o formar parte de una comunidad

Conectar con otras madres que comparten los mismos gustos es una excelente manera de crear relaciones a largo plazo. Las redes sociales son un buen punto de partida para encontrar grupos o canales en plataformas como Twitch o Discord. También se puede crear un grupo propio para interactuar con otras madres y compartir consejos y experiencias.

  1. Tomar descansos a lo largo del día

Pasar más de una hora conectada a una pantalla o cualquier dispositivo tecnológico afecta la visión, además de conllevar a desarrollar problemas óseos, de articulaciones o de circulación a largo plazo. Por ello, se deben establecer tiempos de juego y, a su vez, tiempos de descanso para cuidar de la salud física y visual.

  1. Aprender a dominar las herramientas 

A través de este conocimiento se pueden entender aspectos básicos como el tipo de plataformas y las características técnicas que requieren los equipos para poder jugar cómodamente y con el mejor desempeño. En ese sentido, las madres que jueguen en una laptop que utiliza los Procesadores AMD Ryzen podrán contar con la velocidad y la resistencia que potencian experiencias de juego inolvidables.

  1. Compartir conocimiento y experiencia con los hijos 

El intercambio de sabiduría tiene muchos beneficios como fomentar la innovación y la creatividad, mejorar la productividad y el rendimiento. Además, se enseñan valores como la generosidad, el trabajo en equipo, la resiliencia y la perseverancia. 

En definitiva, ser una madre jugadora es un camino lleno de retos y cambios, pero lo más importante es divertirse y hacer de estos espacios de juego momentos únicos, ya sea en solitario, en comunidad o con los hijos. Los consejos presentados aquí ofrecen una guía para que las madres jugadoras sigan creciendo en este mundo, sin descuidar su rol más importante: ser mamá